marcha de Becilla

portada / descubreme / historia / la gente / las calles /los campos/ recordando / recomendaciones/ el labrador / El Pastor/

Becilla de Valderaduey es una villa de una vida rural tranquila, dedicada a la agricultura y la ganadería, ahora exclusivamente de ganado ovino y algo vacuno nada significativo. Cada mañana los rebaños transitan por algunas calles hacia los pastos y rastrojos, también de vuelta a los rediles, dejando un aroma bucólico típico.

¿Qué hacer? Sobre todo descansar y, vivir la tranquilidad que aquí es una norma, en la plaza del Caño se reúne la gente para hablar y contemplar el discurrir, del ir y venir, de las gentes que hacen sus tareas, siempre hay algo que decir, las noticias corren con fluidez, todos nos conocemos y si alguien no es conocido las miradas abiertas y cómplices se transforman en escrutadoras y recelosas. Una vez pasado el trago de ser un desconocido se pasa a todo lo contrario, ser considerado, a veces en exceso.
Pasear, es otro de los placeres que disfruto, me encanta pasear, por los caminos y alejarme tanto del pueblo que no hay más que “Horizontes de grandeza" y "El cielo en tú manos”, por ponerles un título de película, que te colman de tranquilidad y regocijo con el espíritu.

Los días claros desde las tierras más altas se ven, al norte del pueblo, los Picos de Europa, prácticamente toda la Cordillera Cantábrica. Las puestas de sol son muy especiales, desde el teso San Miguel, se ven los Montes de León, pues tras ellos se pone el Sol en verano, también un buen sitio, tras el Cementerio. Los amaneceres desde el mismo teso son grandiosos y sublimes, algunos días.
Pasear por la calzada romana y puente romano, sintiendo el enigma de la historia y el golpeo del tiempo intransigente y devastador.
Por la noche el cielo ofrece su grandeza e inmensidad, única si te alejas un poco de la luz del pueblo los días sin luna llena.

Ver la Iglesia de San Miguel, edificio mudéjar construido en ladrillo y tapial. Se trata de un edificio de mediados del siglo XV con una interesantísima cubierta de par y nudillo con tirantes mohamares (dobles) con almizate (pieza horizontal de la techumbre paralela al suelo) ataujerada (con cintas superpuestas que ocultan la estructura original, cierre todo con grandes detalles decorativos de progenie gótica. La clave cronológica de la techumbre la encontramos en las tabicas (pequeñas piezas de cierre y decorativas que aparecen en el encuentro entre los faldones y la tablazón que apoya en el muro) donde figura la siguiente heráldica: a) dos lobos, correspondiente al apellido Osorio; b) dos calderas gringoladas con bordura de armiños, apellido Guzmán; c) jarrón con azucenas, posiblemente símbolo mariano o, con menor posibilidad, alusión a la catedral de León. La conjunción de todas estas armas nos sitúa en el matrimonio habido entre Inés de Guzmán [hija de Juan Pérez de Vivero y de Inés de Guzmán, su madre, con el mismo nombre] y Diego de Osorio. Analizando los personajes señalados la construcción se sitúa entre 1453-1468. El acceso a la Iglesia se realiza por el lado de la Epístola. En el Presbiterio, once pinturas dispuestas a manera de retablo son obra del primer tercio del siglo XVI y próximas al arte de Juan de Borgoña. Representan los siguientes temas evangélicos: Anunciación, Nacimiento, Aparición del ángel en sueños a San José, Adoración de los Reyes, Oración en el huerto, Prendimiento y Calvario y cuatro escenas de la vida de San Miguel. El conjunto se encuentra en estado perfecto de restauración y conservación. Escultura de Santiago matamoros del siglo XVI. (José la enseña amablemente y con gusto. (Información ofrecida por Carlos Duque Herrero, ya fallecido, catedratico de Historia del Arte y artifice de una guia del Arte Mudejar de Castilla y León).

La iglesia de La Asunción, su edificio fue construido en el siglo XVIII aunque en su proceso se siguieron varias etapas. Manuel Cabezas, arquitecto vecino de Valderas y Manuel Juárez, maestro de la catedral leonesa son autores de la traza de la obra del templo. Es obra de ladrillo y tapial, con bóveda de cañón con lunetos y cúpula sobre pechinas en el crucero, la puerta principal tiene arco de medio punto, siendo su fábrica de sillería, la espadaña de ladrillo y tiene dos cuerpos que se levantan igualmente a los pies del templo. Tiene dos esculturas romanistas de la Virgen y San Juan, del siglo XVI, en la sacristía dos pinturas sobre tabla representando la Circuncisión y la huida a Egipto de hacia 1530 relacionadas con el estilo de Juan de Borgoña. Custodia de plata sobre dorada, de fines del s. XVI, cruz parroquial de, hacia..., 1560 de estilo de la escultura berrugueresca, lleva punzón: Andrés/Pérez, Cáliz y Hostiario del s. XVI de excepcional calidad relacionable con el estilo de Juan de Arfe. (CAAMAÑO, J. Mª "Sobre la influencia de Juan de Borgoña") (BRASAS EGIDO, J. C."La platería vallisoletana y su difusión.")

Mayorga de Campos, villa cercana a 9Km, por el Norte camino a León bañada por el Cea, intereses varios y centro Comercial.
Villalón de Campos, partido judicial de Becilla de Valderaduey,a 16Km. merece la pena visitarlo.
Medina de Rioseco,la villa de los almirantes de Castilla, sus calles con soportales nos hablan de famosas ferias y mercados .
Las lagunas de Villafáfila, un espacio natural único con millares de aves invernando, entorno de humedales y palomares.
Valderas, el lunes mercado, histórica, monumental y gastronomía.
Las cuevas de Valporquero, un lugar para visitar, un enclave natural precioso a 120Km.
Urones de Castroponce, un pueblo preocupado por el Teatro a 4Km. de Becilla de Valderaduey. Festival de Teatro entre Agosto y Septiembre.
Bares y Restaurantes: La Perla, plaza del Caño; El Teleclub, calle del Caño, junto al Ayuntamiento; El Camionero, cra. N-601 a León, en la salida del pueblo; Mesón Buenavista, cra. N-601, salida del pueblo a Valladolid.
Para comer, en la Estación de Servicio en el "mesón Buenavista"
Villanueva de la Condesa, pequeño y apacible pueblo a 16Km. está El Rincón de Doña Inés, una auténtica Posada Castellana.

 

volver